Historia

La llanura litoral que se extiende entre los ríos Palancia y Mijares se ve cortada transversalmente a unos 9 Km. en el norte de Sagunto por una barrera montañosa. Son las montañas de Almenara, la estribación más oriental del macizo montañoso constituido por la Sierra de Espadán. Se trata de una serie de bloques triásicos, las alturas más significativas son el Castell (178 m.), el Puig del Cid (110 m.) y la Muntanya Blanca (90 m.).

Desde un punto de vista estratégico, su papel es fundamental en el control que ejerce sobre la ruta natural del litoral. Así, los puntos altos, han sido ocupados por numerosos asentamientos humanos en distintas épocas: El Castell: poblado ibérico y fortificación medieval; el Puig del Cid, fortificación medieval; la Muntanya Blanca, poblado del Bronce y la Muntanyeta dels Estanys, con una ocupación prácticamente continuada en épocas ibérica, romana y medieval, y L'Estany Grande, con un hábitat prehistórico al aire libre. Desde el punto de vista micropaleontológico, el yacimiento cárstico Almenara-Casablanca representa uno de los mejores de la Península Ibérica, pues además se han recuperado también fósiles de macroinvertebrados, entre los que destaca la presencia de Macaca sp., la primera aparición de este género en Europa.

Tras el paso de los romanos, aparecieron los pueblos germánicos y más tarde, los musulmanes como podemos leer en las crónicas d’Al-Udri y d’A-Idrisi. A lo largo de dicha extensa etapa se construyó el Castell de la localidad, etapa que tuvo una primera pausa con la llegada de Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid) que según se cuenta tomó la localidad.

 Éste hecho queda reflejado en un pasaje del Cantar del Mío Cid:

(…) Por oriente sale el sol,

El Cid a Jérica y Onda

Y las tierras de Burriana

De Mío Cid de Vivar,

en el puerto de Olocau

y a las tierras que allá están;

hacia allá vase a luchar

y hacia aquella parte va,

y Almenara fue a ganar;

conquistadas quedan ya. (…)

Tras la muerte del Cid, Almenara quedó, en manos de los almorávides, y permanecería bajo gobierno musulmán hasta 1236.

Posteriormente, Almenara fue conquistada por el rey Jaume I en la pascua de 1238, como paso previo y estratégico a la llegada del monarca a El Puig y posterior conquista de València. Las tierras fueron repartidas.

En 1292 pasó a manos de Francesc de Pròixita, señor de la Baronía de Luchente, pasando a ser cabeza de la Baronía y posterior Condado de Almenara, del que formaban parte Xilxes, La Llosa y Quart de les Valls, y, más tarde, Benavites, Quartell, y otros territorios como Palma de Gandia y Benissanó que también pertenecían al mismo conde.

Durante la Edad Moderna, llegó la revuelta de las Germanías que adquirió una notable importancia, pues en las proximidades de la localidad (aunque en el término actual de Sagunt) tuvo lugar el 18 de julio de 1521 la denominada “Batalla d’Almenara” que confrontó a las tropas agermanadas  al mando de Jaume Ros contra las tropas del virrey, cuyo campamento estaba en Almenara, encabezado por el duque de Segorbe, quien disponía también el apoyo del conde de Almenara. La victoria fue de los nobles.

También Almenara fue capítulo de importantes batallas, tanto en la Guerra de la Independencia como en las diversas Guerras Carlistas. La Guerra Civil Española (1936-1939) también contó con su protagonismo convirtiéndose en una zona donde se estabilizó el frente, siendo el punto de inicio de la Línea XYZ que transcurre hasta Santa Cruz de Moya (Cuenca).

 

Bibliografía

Recintos fortificados en época visigoda: historia, arquitectura y técnica constructiva / coord. por Josep Maria Macias i Solé, Albert Ribera i Lacomba, Miquel Rosselló Mesquida, 2020, ISBN 978-84-949747-5-5, págs. 45-57

El Punt del Cid (Almenara, La Plana Baixa). Notes sobre la primera campanya d'excavacions. Arasa i Gil, Ferran (1980)

Paleontologia castellonenca. Almenara. (2022). Diputació de Castelló. Castelló.

Reconstrucció del paisatge rural i urbà d'Almenara i La Llosa entre els segle XIII al XVI. (2022). Estel Bosó i Doménech. València.