El Castillo y sus Torres

El Castillo es uno de los monumentos más representativos de nuestra localidad, es más no podemos concebir la imagen de Almenara sin el castillo y sus torres. Subir y disfrutar de las vistas que este nos ofrece, es una de las alternativas que ofrecemos al turista para complementar el sol y playa. El castillo de Almenara está situado en la parte más elevada de la montaña central. Según las crónicas fue levantado por los árabes, aunque todo hace suponer que con anterioridad a estos, se establecieron otros pueblos de otras civilizaciones, ya que se encontraron figuras rojas pertenecientes a las civilizaciones griegas.

Los restos que se encuentran en la actualidad permiten identificar 4000 metros cuadrados de superficie (120 metros de longitud por 25 a 50 de anchura). Se encuentra en este albacar una cisterna i según el texto real una mezquita donde el rey establecía conversaciones con el alcalde. Conserva parte del recinto exterior noroeste, donde se concentran las principales defensas, de forma escalonada por la accesibilidad de la zona y mantiene parte del recinto principal, con construcciones internas. Viéndose perfectamente los aljibes de agua y de grano.

El castillo de Almenara controlaba el paso obligado a lo largo de la costa entre las llanuras de Castellón y Valencia y la ruta interior hacia Zaragoza a través de la Vall d’Uixo y Morella, ruta principal en época medieval que comunicaba Aragón con el litoral valenciano.
Flanqueando este castillo se encuentran dos torres:
A poniente la más antigua llamada Bivaldim o más popularmente “L’agüelet”, de mampostería común, había de subirse con escalera en mano, pues su único paso de entrada está desportillado en el piso alto. Por su aspecto, parece de haber tenido por único ó casi único fin el de servir de atalaya; pero su remate presenta sin almenas ni ornamentación de ninguna clase.

Y a levante encontramos una construcción más nueva, la torre llamada Bergamuza, o popularmente “L’agüeleta”, en 1835 antes de ser demolido por completo el Convento de Dominicos (Convento desaparecido en Almenara, después de su demolición en 1839) se aprovecharon las piedras para reconstruir la Torre el “L’agüeleta”. Esta torre va ser restaurada para su uso como centro de comunicaciones heliográficas al servicio del ferrocarril que cubre el espacio entre Sagunto y Ulldecona, entre 1862 y 1865.

Para finalizar la visita a esta montaña, queremos mostrar al turista las tres cuevas: El “Abric de les cinc”, situada al Este de dicho monte, teniendo su entrada por la cara de Mediodía, es extensa y ha servido de refugio en muchas ocasiones a los vecinos de la localidad, en tiempos de guerra. Su nombre se debe a que en tiempos antiguos, los campesinos carentes de reloj, regresaban de sus tareas cuando se conjuntaban el sol y la sombra de la entrada de dicha cueva, visible desde lejos, entendiendo con ello que eran las cinco de la tarde, hora antigua. En la misma cara Sur y más al Oeste hay otra cueva más pequeña, conocida por el nombre de “La Cotorra”. Y debajo de la torre llamada “Agüelet”, se encuentra la tercera cueva, llamada “Els Subterranis”.

Comments are closed.

Close Search Window